Portada del sitio > Autor > Una introducción a esta página

Una introducción a esta página

Martes 13 de marzo de 2012, por antoniocaba

Cuando oímos algo que no sabemos o no queremos determinar lo llamamos ruido. Solo con la escucha atenta podremos distinguir sonidos. Y cuando esos sonidos aparecen organizados por el hombre, aparece la música. La música nos acompaña a diario, pero a modo de perfume acústico, como decía uno de los pioneros en desarrollar la teoría de la ecología acústica, Murray Shafer.

Utilizamos la música, ese sonido organizado, para tapar, ocultar los sonidos que nos son desagradables. Y así, perfume sobre perfume, vamos subiendo los decibelios de todo lo que nos rodea. Nuestra percepción sonora va disminuyendo por la falta de escucha consciente. Si practicáramos más ésta, seguramente seriamos capaces de interpretar nuestro entorno de una manera más crítica. A lo largo de los distintos enlaces que aparecen en esta página web, podrá oir distintos sonidos grabados de nuestros entornos cotidianos. Pero será necesario un ejercicio de atención para poder escuchar toda la riqueza de cada uno de los sonidos que lo forman. Algunos de ellos les traerán recuerdos, por formar parte de su memoria cultural. Otros habrán estado siempre ahí, pero han pasado desapercibidos por no haberles prestado atención.
Sí es la primera vez que llega a esta página, le planteo el siguiente reto: ¿Sería capaz de recordar cinco sonidos que haya ESCUCHADO hoy?. Piénselo. Y por cierto, si cuando caminaba hoy no escuchaba sus pasos al andar, vaya al doctor o bien baje los decibelios de su entorno.

oirparaescuchar

Comentar este artículo


Palabras clave