Patio Interior/Manuel Mateo/Valeria Tittarelli

Lunes 18 de enero de 2010
por  antoniocaba
popularidad : 20%  Visitas  741

Autor Paisaje Sonoro: MANUEL MATEO.


Ficha Técnica Paisaje Sonoro: Sonidos procedentes de un atasco en el barrio del Realejo el 6 de Abril de 2009. Los sonidos de los vencejos y palomas se grabaron el amanecer del día 7 del mismo mes en Plaza Nueva. El sonido del metrónomo procede del Banco de Sonidos e Imágenes del Instituto Superior de Formación y Recursos en Red para el Profesorado del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.



Autor Texto: VALERIA TITTARELLI.


Título: Tic Tac

Valeria Tittarelli
Milán (Italia), 1971

Nací en una tierra de artistas y poetas, Italia, y esa influencia aún me perdura. Viajes de ida y vuelta desde el país transalpino culminaron en Granada, ciudad de poetas y más recientemente de cuentistas. Esa niñez de vaivenes viajeros hicieron que estudiara Turismo, primero en la escuela Alhamar de Granada y posteriormente en la Oficial de Madrid. Como no podía ser de otra manera, me dedico desde entonces a ofrecer ilusiones a cuantos se acercan a la agencia de viajes donde trabajo. Ahora intento ilusionar también al lector, a través de mis escritos.

Me considero una "amante" compulsiva del mundo literario: devoro libros, entrevistas de escritores, manuales. He participado en algunos talleres on-line: www.escritores.org, con los que me estoy formando como lector profesional; Fuentetaja, donde inicié un taller sobre novela acompañada por el gran Ronaldo Menéndez y sobre todo con la excelente profesora Diana P. Morales de www.portaldelescritor.com que me ha guiado en ese incierto mundo de las brevedades.

Participé en el libro colectivo Abrapalabra en el año 2006. En octubre de 2007 conseguí una mención de honor en el Concurso de Relatos Carmen de Michelena con el relato "Dietas al volante" publicado en esta antología. En marzo de 2008, quedé como segunda finalista XII Premio NH de relatos Mario Vargas Llosa en la modalidad "el relato más votado en internet" con el relato “Algo me duele”: http://www.elrelatomasvotado.com/ganadores.html . En abril de 2009, mi relato "La Carrera", ha sido incluido en la Antología "De mes en cuando", Ediciones Pura Vida.
Si me quieres conocer mejor, nada como pasarse por mi blog IoSonoValeria, http://valeriatittarelli.wordpress.comm


TIC TAC

Bajo la ventanilla y enciendo un cigarro más. El quinto desde que recibí tu mensaje. Oir el tono de alerta de mi móvil, leer en la pantalla tu nombre, Alejandro, saber que quieres verme, que nos citamos ... en todo eso pienso mientras el enredo del tráfico desacelera nuestro encuentro.
Miro el reloj en el salpicadero, luego compruebo en mi muñeca que sí, que llego tarde y pienso en las ganas que tengo de que tomes mis manos, que brillen tus ojos al mirarme, que revivamos aquello que teníamos pendiente desde la semana pasada.

Pienso en eso y no en lo que debo. Tiro la colilla a la calzada, subo el cristal y me recreo imaginando tu sonrisa al recibirme, tus besos, tu voz regalándome alguna palabra agradable.

Freno en seco. El coche se cala. Una pareja pasa corriendo delante de mi coche. Cogidos de la mano, felices, mirándose el uno al otro, con el aura que la catástrofe del amor ilumina a los enamorados.

Arranco de nuevo. En menos de cinco minutos he llegado. Noto el nudo del estómago mientras entro. La desazón sigue ahí cuando pulso el número de planta en el ascensor y es cuando recuerdo que me has tenido en vilo siete largos días, comprobando coberturas, anhelando tu llamada, queriendo esas migajas que tan tacañamente me cedes. Pienso en que te quiero, pero en que desapareces todos los fines de semana, sin una palabra, sin una explicación.

Me miro al espejo de esa caja tan estrecha que me axfisia y no me gusta lo que veo. Mi mirada es joven, pero no es feliz. Me doy cuenta de que no sirvo para esto.

He llegado al rellano donde está tu habitación. Sé que estás ahí, esperándome, con una botella de cava preparada y alguna acertada flor con la que recibirme.

Apoyo mis manos en la puerta y creo reconocer tu perfume tras la madera. Cierro los ojos un instante y decido. Regreso al ascensor, dejo el hotel, entro en mi coche y miro de nuevo el reloj. En media hora he decidido cambiar mi rumbo. Vuelvo al tráfico y su ajetreo envuelve mis sollozos. Mi móvil suena y no necesito mirarlo para saber que eres tú. No necesito responderte para ser, al fin, yo.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Lunes 2 de mayo de 2016

Publicación

205 Artículos

Visitas

50 hoy
62 ayer
497105 desde el principio